Una introducción táctil

Botones, gatillos, sticks… Tendinitis, epicondilitis, síndrome del túnel carpiano… Ya en los años ochenta del siglo anterior se definió cierta patología como Pulgares de Nintendo; hoy en día, un paranoico grito en el cielo alertando de algo denominado Wiitis nos asalta de vez en cuando desde las más tremendistas páginas de los suplementos dominicales en periódicos de larga tirada… Y es que, hasta el momento, hasta que las tecnologías de inmersión digital estén al alcance de la sala de estar de Fulano de Tal, el primer contacto íntimo del jugador con el juego ha sido y es siempre a través de la más o menos acertada ergonomía del mando… Efectos secundarios de la trascendencia… Nadie dijo que el viaje a la dimensión del juego fuese sano y salvo y seguro; el nivel “Fácil” sólo es opción para los aficionados, los tramposos, los débiles y los cobardes.

La sensual naturaleza animal, orgánica, del Bio-Pod postulado como mando para el videojuego definitivo en ExistenZ (David Cronenberg, 1999) es una metáfora precisa para la naturaleza esencialmente masturbatoria de los dedos del jugador volviéndose los dedos de un voluble y francamente cruel dios, mangoneando los pliegues corticales del avatar, los centros de equilibrio y movimiento del personaje interactivo cuyo libre albedrío no es más que una simulación informática… Goce lascivo de la herramienta, santa concupiscencia activada por la lasciva curvatura del plástico, calidez erógena cuando la CPU calienta la carcasa de la consola a temperatura corporal humana…

M.E.T.A. es un fanzine analógico, hecho para ser manoseado… En papel… El papel y el plástico probablemente sean los dos materiales que mayor fetichismo acumulan llegados al punto histórico en el que nos encontramos… El satinado espectro de la partida inconclusa, porque está llamada a no concluir nunca, toquetea la imaginación del lector como un recuerdo a encajar en ésta…. M.E.T.A es la mano tendida al jugador cuando el jugador descansa, un puente tendido, una caricia, algo que agarrar cuando no se está agarrando el mando y que remite al mando mismo… M.E.T.A. se hojea y se palpa, se soba y se dobla y se arruga… M.E.T.A se toca.

Anuncios