Microrrelato: PATAPON

El corazón duro e hipertenso de la evolución pauta, pauta, pauta hacia dónde marchamos, y para dotarse de sentido pone, pone, pone en el camino enemigos y criaturas planas, planas, planas, sí, que derrotamos al son de la firme fe, fe, fe en parabienes del futuro, y pulsa, pulsa, pulsa la línea recta hacia el abismo al que el chamán, equivocado, quizá, el chamán tamborilero, nos comanda y manda acampar, acampar, acampar para preparar la misión, en el nombre de un Dios evolución que nos abandonó, tan duro, duro, duro él, y ¿por qué someterse a esta evolución si no se encamina hacia algo que sea para siempre, siempre, siempre?

Cambiamos enemigos por armas más duras, duras, duras, corazón plano, plano, plano de la línea plana, plana, plano abismo abandonado, y el chamán tamborilea, tamborilea, tamborilea fe, fe, fe en un solo ritmo, sólo un pulso nos comanda y pauta, pauta, pauta la autoconsciencia que es la muerte de la comunidad en las tierras hostiles, chamán, duro, duro, duro el corazón que bate, tamborilea, y al enemigo expoliamos, el corazón, equivocados, quizá, sí, pero bate, evoluciona, ¿por qué? Hepatado, sólo autoconsciente puede el corazón comandar al pulso, pulso, pulso y pauta, pauta, pauta de repetición, un mal combo y todos al abismo con armas más duras, duras, duras, corazón. Pata. Pata. Pata. Pon.

Anuncios