M.E.T.A.EXPERIENCIA: CURIOSITY (capt.1)

La primera capa es la más difícil. Es infinita, se extiende por el Universo vibrando entre partículas, es invisible y eterna. No se puede desmontar, hay que encontrar una grieta y perforar como quien busca petróleo. Hay muchas grietas, pero pocas llegan a Curiosity.

Luego encuentras la palabra C U R I O S I T Y. Y empiezas a picar. Lo primero es usar Google, pero no avanzas, la arena obstruye la maquinaria, has de ser más preciso. Coges una cucharilla de café…

Llegan después las imágenes, las noticias, los enlaces. Vas saltando entre ellos y apenas los lees. Lo has encontrado, pero todo es monótono, las mismas palabras en diferente orden. Una vez, cuando estudiaba, tuve que leerme un libro en una noche, esa fue mi escuela, te puedo contar mis trucos. Lees la primera y última frase de cada párrafo y decides si éste es importante. Si no lo es, saltas al siguiente. Si consideras que puede serlo, lo recorres con la vista en diagonal, buscando palabras que te llamen la atención. Así debe ser. No puedes perder el tiempo, vas saltando de párrafo en párrafo, de página en página. Buscando el contorno de C U R I O S I T Y.

Coges el móvil e intentas descargar el siguiente nivel, el cubo. Pero tu versión de Android es demasiado vieja. Fracaso.

Coges tu tablet y repites los mismos pasos. Fracaso.

No lo sabes aún, pero eso forma parte del juego. Aún no has empezado y ya estás destruyendo bloques invisibles, dejando al descubierto la siguiente fase, el siguiente nivel del cubo. Este estrato del juego, el superior, es el más difícil. Tanto, que mucha gente ni siquiera es capaz de empezar a a jugar.

Vas al PC. No hay versión para PC.

Vuelves al PC. Quizás un emulador de Android. Y sigues perforando. Google y después una cucharilla de café. Encuentras dos, los instalas y los pruebas. Pero no funcionan… quizás has comenzado a jugar demasiado tarde, demasiado pronto, sin elegir bien tus armas, sin prepararte para el cubo. Quizás nunca conozcas el cubo.

Vuelves a la tablet. Vuelves a  Google. Vuelves a la cucharilla de café. Pierdes una hora instalando una nueva versión de Android, la cuatro, sabiendo que perderás todo lo que tenías guardado, pero ya no hay marcha atrás, estás febril, quieres jugar, quieres terminar ya este nivel.

Lo consigues. Llegas a C U R I O S I T Y.

Un cubo.

Más niveles.

Gente escarbando como mendigos en un contenedor de basura.

Te aburres.

Lo dejas.

Vuelves.

Y tras dos horas decides que mejor te instalas el Angry Birds Star Wars, que igual es más divertido. Enciendes tu tablet y lo intentas. Pero el juego no es compatible con la versión de Android.

Fracaso.

Y sigues en el cubo, eternamente, a través de niveles invisibles e infinitos.

 ¿Jugamos?

Anuncios