Eco generado por M.E.T.A.

Webs amigas que han tenido la deferencia de comentar M.E.T.A.

El Píxel ilustre aplaude la audacia de intentar algo distinto partiendo de los videojuegos, y nosotros se lo agradecemos infinito. A ellos y a todos los que comentan la entrada, sea a favor o en contra. El solo hecho que se dediquen dos minutos al tema nos honra.

-El Colectivo Juan de Madre  consigue sonrojarnos al calificar el proyecto de “imprescindible“. No somos dignos, y por eso pagaremos nosotros las cervezas cuando nos veamos.

Clásicos básicos también nos han hecho llegar su cariño en privado. Y nosotros orgullosos de ser amigos de tal derroche de amor.

-Lo de Impulso Wilson es otra cosa. Además de amigos son compañeros de viaje. Nos gustan rockeros.

-A Daniel Lebowski le admiramos hace años como talentoso cortometrajista y le adoramos como persona de las realmente buenas. Fue de los primeros en encargar M.E.T.A. y ya lo ha recibido. Dice que “M.E.T.A. es eso, literatura, letras y letras. Los pixels lo petan, pero el papel mola más” y aquí no le vamos a llevar la contraria.

-Por duplicado, en el Diario de un jugón y en Paperblog, revista de informática el Sr. Tiex habla de algo “un poco particular y muy diferente a todo lo que vais a poder encontrar en el mercado de papel.”.  Por duplicado agradecemos las palabras.

Game Over son gomaespuma pixelados, y en M.E.T.A. somos fans, y ese “es to guapo” y ese momento de radio que nos han regalado realmente nos ha llenado. Los agradecidos, de nuevo, somos nosotros. Aquí el programa entero (a partir del minuto 56, el pollo de M.E.T.A.).

-Nos honra enormemente que Mad Max se acuerde de nosotros en unos premios simbólicos y sin valor real alguno, y por eso mismo tremendamente importantes para nosotros.

-El escritor J. S. de Montfort califica a M.E.T.A. de “extraño artefacto literario” al listarla como una de las cinco razones por las que ha merecido la pena seguir vivo hoy, palabras que agradecemos en toda su enormidad.

Anuncios