META #2: NIVEL 4

METAcontinue

Actuarás con EleGAnCia. Nunca alzar la voz: que sean ellos [la sintaxis analógica-conversa derramando el alarido en bits] los que den constancia de su propia muerte y la explosión minúscula que nos refuerza épicamente más que todo lo narrado occidental. Mejor: ni tan siquiera hables. Toma esta costumbre. En lo siguiente van mil años de niveles. Sus blasones son lo MisMo [loor a la franquicia: Tu Opinión No Es Relevante] y disfrutarás sajándolos con hachas, espadones, erecciones o el equivalente en humedades pues la Muerte no es ajena a nadie en su metáfora. ¡Y qué metáfora señoras y señores! La Idea Principal del Juego es: la rutina de la destrucción tan sólo se aprende siendo destruido. Unas menos, otras muchas, muchas [quién sabe si demasiadas] veces. En consecuencia: quien no juega, no se vuelve digno de morir.

No registrará sus iniciales en algún recóndito servidor coreano del que Dios [el Dios que nuestros informáticos aún están trabajando en programar] recogerá la Idea y la demografía del ValHala. Así [tan sólo así] serás maravillos@. Saltarás por siempre. Los enemigos se generarán a tu capricho. Igual que las monedas. Las mazmorras y secuencias generadas por el propio motor gráfico del Juego [tu capricho]. Estoy en condición de prometerlo. Más allá del Juego sólo quedará el temor magnético de almas disociadas por la radiación del wifi [falsamente inocua como los avistamientos OVNI (que no son otra que la sintomatología del glaucoma del ocioso firmamento que los otros, que no juegan, consensuaron)] no ya dignas de piedad. Muy mucho menos de NoStalGia. Lo prometo. Nunca nos extrañarás.

Anuncios